Análisis parejas masculinas WPT 2015 (II)

Paquito Navarro luchará por primera vez por alcanzar el número 1

Paquito Navarro luchará por primera vez por alcanzar el número 1

Siguiendo con el análisis de las parejas que parten como favoritas para terminar el 2015 como número 1, llega el turno de Maxi Sánchez y Sanyo Gutiérrez. El segundo Máster consecutivo y sus actuaciones durante el 2014 los avalan para tal cometido. La mejoría de Maxi Sánchez en los dos últimos años ha sido espectacular, pasando de ser un jugador de segundo nivel a poder jugar de tú a tú contra los mejores. Y lo que todavía es más importante, su juego no ha alcanzado el límite ya que técnicamente tiene aspectos a mejorar.

Todavía recuerdo el día en que Sanyo apostó por Maxi como compañero. La diferencia de nivel en ese momento era tan evidente, que en el mundillo de los jugadores, y algún que otro opinador como el que escribe, se atribuyó esa elección a un supuesto comportamiento díscolo de Sanyo y a la gran amistad que les unía. Ciertamente serán amigos, pero con el tiempo nos han demostrado que los equivocados éramos nosotros.

Debo decir, como he comentado en varias ocasiones, que me cuesta ser objetivo al hablar de Sanyo Gutiérrez. El que viera la final del último Máster y en concreto el último punto de la final seguro que me entiende. Sanyo solo tiene un enemigo que se llama Sanyo. Su irregularidad y cierta aparente desidia en algunos momentos de la temporada, ante rivales como por ejemplo Belasteguín – Lima, unas máquinas de precisión, son su principal hándicap para optar al número 1.

La cuarta pareja en discordia es la formada por Paquito Navarro y Matías Díaz. Paquito viene avisando hace meses de que ya es una firme realidad y la mejor prueba de ello es que un jugador tan experimentado y de tanta calidad como Matías Díaz le ha pedido “matrimonio”. Matías jugaba con un grande como Cristián Gutiérrez y pasa a jugar con Paquito, señal inequívoca de que Paquito es considerado por el resto de jugadores top como uno de ellos.

Deberá Paquito aprender a contener sus ansias de victoria, o como mínimo a canalizarlas mejor. Los partidos son largos y sus rivales lo saben. Él todavía tiene la explosividad, la energía y porqué no decirlo, la inocencia del joven recién llegado. Seguro que al lado de Matías, un maestro en la materia, aprenderá a gastar sus ingentes cantidades de energía de la mejor manera.

Las dos parejas anteriores, más las citadas en el último artículo, Belasteguín – Díaz y Mieres – Díaz, son sin duda las 4 candidatas a número 1. Yo veo mucha igualdad y apostaría a que todas ellas ganarán alguna prueba durante el año. Pero dos parejas más tienen opciones de, si bien difícilmente de alcanzar el número 1, sí de incluso ganar algún torneo. Son Cristian Gutiérrez – Grabiel y Lamperti – Allemandi.

Gutiérrez – Grabiel tienen un perfil parecido a la desaparecida pareja Guriérrez – Matías Díaz. No son los más fuertes, ni los más altos, ni los más espectaculares, pero son tipos que saben mucho de esto y seguro que sabrán tejer esa tela de araña que conseguirá que en más de una ocasión los 4 de arriba no puedan desenvolverse con soltura. Nadie los querrá tener de rivales.

Lamperti y Allemandi tienen una situación difícil de partida. La pareja se formó por descarte y eso significa que el mensaje que te han lanzado el resto de jugadores top es que, de entre los mejores, te consideran del grupo inferior. Contra esa situación deberán luchar, demostrando que son capaces de ganar a los de arriba. Calidad tienen y el apoyo del público también.

2 Comentarios

Los comentarios están cerrados.

  1. En el antepenúltimo párrafo hay un error “(…)Las dos parejas anteriores, más las citadas en el último artículo, Belasteguín – Díaz y Mieres – Díaz(…)”
    Sería Belasteguín – Lima, pero supongo que nos va a parecer muy raro nombrar en parejas separadas a Díaz y Bela ;)
    Un saludo y enhorabuena por el artículo