Argentina, cantera inagotable

Los jovencísimos Di Nenno - Stupakzuc en el pasado WPT de Madrid

Los jovencísimos Di Nenno – Stupakzuc en el pasado WPT de Madrid

El pádel no se inventó en Argentina, pero fue sin duda en ese país del cono sur donde nuestro deporte conoció su gran expansión. Desde mediados de los 80, el boom fue tal, tan rápido y tan poco estructurado que incluso muchos piensan que fue también la semilla de su posterior descalabro. El pádel llegó a ser el segundo deporte del país por detrás del futbol, los practicantes se contaban por millones, las pistas por miles y los jugadores profesionales se convirtieron en estrellas mediáticas muy bien pagadas.

El estallido de la burbuja del pádel argentino de mediados de los 90 y la grave crisis económica del 2001 (corralito), aceleran la emigración de jugadores y entrenadores hacia España, muy minoritaria hasta ese momento. Además, en esa época el pádel empieza poquito a poco a hacerse un hueco en el deporte español con la apertura de nuevos clubs y la organización de circuitos más o menos profesionales que culminan con el WPT.

Parecía pues que el reinado de los jugadores argentinos tenía fecha de caducidad (reinado tradicionalmente compartido con España en el apartado femenino). Establecidos la mayoría de ellos en España, con un circuito cada vez más profesional, unas federaciones fuertes y con un trabajo serio de formación, el futuro parecía español. Pero por los datos que vamos recogiendo parece que por lo menos en el apartado masculino la situación no es exactamente la prevista. Todavía a día de hoy España solo cuenta con 3 jugadores entre los 20 mejores del WPT, demasiado poco después de tantos años.

Cierto es que en los últimos años la selección de menores española se ha mostrado como la más potente del mundo, muy por encima de la argentina, que dicho sea de paso dispone de recursos muy limitados. Pero extrañamente el número de jugadores que se están forjando en el circuito argentino, heredero de aquel súper circuito de finales de los 80 y principios de los 90, es muy elevado. Si las categorías inferiores españolas van produciendo jugadores como Paquito Navarro, Álvaro Cepero, Matías Marina, Andoni Bardasco, Rubén Rivera, Uri Botello o Jaime Bergareche, no es menos cierto que Argentina sigue proporcionando también algunos como los jovencísimos Martín Di Nenno, Franco Stupakzuc, Elías Estrella, Juan Cruz Belluatti, Juan Ignacio Tello y alguno más que seguro me dejo en el tintero por desconocimiento. Algunos de ellos ya han participado esporádicamente en el WPT con resultados muy esperanzadores.

Cuáles son las causas que provocan que pese a que todos los condicionantes apuntan hacia un futuro dominado por jugadores españoles, de momento solo se intuye a medias. Para mí hay dos razones. La primera es la tradición y la gran cultura padelística de Argentina, cuna del pádel profesional. Y la segunda la descubrí el año pasado al mirar a los ojos de Maxi Cejas y los jóvenes Stupakzuc y Di Nenno. Esa mirada de determinación y decisión me pareció entenderla como la de aquel que vislumbra en esta actividad una forma de mejorar su posición social y su futuro. Algo que la mayoría de jugadores españoles, por suerte, tienen (o tenían hasta el inicio de la crisis) más o menos garantizado.

109 Comentarios

Los comentarios están cerrados.

  1. Hola Javier,

    Las categorias inferiores de la FEP lo estan realizando bien.
    En el momento de los 18 años para pasar a profesional decide estudiar, y mas adelante se piensa volver.

    Un argentino es una forma digna de fraguarse un futuro. Ir a competir realizando miles de kilometros. De hay esa mirada tan bien definida.

    Nuestro Pais necesita una politica de Deportes, un cambio de mentalidad es otra manera
    Felicidades por el escrito

  2. Hombre, yo creo que mucho de esto tiene que ver con las categorías base, en Argentina se lleva practicando pádel mucho tiempo, los niños lo consideran un deporte normal, en España aún seguimos con el fútbol exclusivamente, hasta que no gane más adeptos entre los niños, cosa que yo creo que está cambiando no podremos tener la élite en España.

  3. Hola,
    No pude evitar leer los comenetarios y hacer mi descargo sobre los mismos. Juego al padel todas las semanas, vivo en argentina y tengo 32 años.
    Tanto para el redactor de la nota como para los que comentaron, no se ustedes si tienen contactos aqui o no, pero las canchas de padel desaparecieron en un 50% desde los 90 hasta ahora. Hace años que las canchas de padel desaparecen porque ya no es un deporte donde “los niños lo consideran normal”. Son contados con la mano los niños que practican este deporte, y lo hacen porque los padres son profesionales del mismo.
    Ya no hay miles de canchas como lo mencionaron y de hecho cada vez cuesta mas encontrar una debido a la gran demanda y poca oferta. Lo que tienen que entender es que aca al padel lo juegan mas los mayores que los “profesionales”. Si algun dia vienen de visita al pais vayan a una cancha de Padel a ver cuantos “buenos” jugadores hay. UNO. con mucha suerte. Aqui al padel lo juegan los grandes (50 años para arriba) con el hecho de hacer algo a la semana. Jovenes que no hacen deporte en absoluto y van una vez a la semana “para hacer algo”. Asi.. hay miles. Son contados con la mano los lugares donde hay padel de alto nivel. La mayoria lo toma como una “actividad” para estirar las piernas o sudar un poco. Los tiempos cambiaron… es una actividad barata para nosotros vistos por la gran mayoria como 3er mundo. Imaginense, hace 15 años atras, habian 10 canchas de Padel 1 Km a la redonda. Todos jugaban no solo porque estaba sino porque era barato y deviertido (los viejitos solo tenian que dejar la pelota pasar para verla volver gracias a la pared, asi que, jugaban parados). Ambiente familiar… grupos de amigos, pero despues alguien dijo “che, en España pagan muy bien por hacer esto, sabian?”.. claro, nosotros lo haciamos sin remuneracion alguna.. pero España hizo de este deporte para nosotros una “salida laboral”.
    Claro, hace 5 años que juego, tengo 24 y me dicen que juego bien…. me voy a España.
    Que seria de España si no pagase por jugar no?
    Saludos.

    Gabriel

  4. Hola Javier, un par de cosas para aportar. Primero, asi como en otra nota agregaste a Alex Ruiz como una de las promesas/realidad españolas, yo me permito agregar a Gutiérrez/Chingotto a la lista de argentinos. Dos chicos que hoy están como estaban hace un par de años los SúperPibes: ganan todo en sub16, y ya son jugadores de octavos del circuito pro.
    Y con respecto al futuro de los menores, agregaría un dato: acá el pádel no está insertado en el mismo perfil societario que en España. Por más que la cantidad de chicos que jueguen sea más en España (no lo sé), como dijeron por ahí, los chicos acá se lo toman más como una “salida profesional a futuro”. Pero es lo mismo que pasa en cualquier deporte, en cualquier país. El día que en España el pádel entre en la masa, ahí van a tomar la delantera del pádel mundial.

  5. Grabriel, de otro Argentino pero residiendo desde hace 4 años en España. Es cierto que la cantidad de pistas de padel descendió mucho en Argentina pero decir que en lugar de una pista de padel cada 1km a pasar de 1 cada 2 o 3km muestra que el interés sigue vigente. No se en donde vivis pero en zona norte hay canchas a rabiar. En menor medida, es cierto, pero lo suficiente para que sigan saliendo pibes que juegan bien.
    En España también es un deporte practicado por gente grande. En mi trabajo la mayoría lo juega porque logicamente no demanda un esfuerzo físico si los que lo practican se dedican simplemente a pasar la bola.