Cómo reconducir un partido

Belasteguin, en una imagen de archivo – EFE

Quién no ha tenido alguna vez la sensación de que un partido que estamos perdiendo podríamos ganarlo. Quede claro antes de seguir que no me refiero a los jugadores que encuentran excusas para todo y te hacen creer falsamente que han perdido por alguna causa externa (viento, lluvia, la pala, la pista…), o porque su compañero, una vez más, ha regalado el partido. De ellos hablaremos en otra ocasión.

Pero realmente hay ocasiones donde las cosas no están saliendo, tenemos opciones reales de victoria, y hay que buscar soluciones. El problema nos puede surgir por tres causas: que nuestro nivel ese día esté por debajo de lo normal, el de nuestros rivales por encima del suyo, o que la táctica empleada no sea la adecuada.

Intentaré ofreceros algunas indicaciones para revertir dichas situaciones. En el primer caso, cuando no estamos alcanzando nuestro nivel de juego, la recomendación es empezar de cero, intentar diseñar un plan de acción basado en lo que mejor sabemos hacer, y por consiguiente las cosas que menos errores no forzados provocan, con el pensamiento de coger confianza poco a poco. A medida que vayamos reduciendo los errores y cogiendo confianza podremos, si así lo requiere el partido, intentar alguna cosa más.

Si el problema se plantea porque nuestros rivales están tocados por la varita mágica, nuestra táctica tiene que encaminarse a modificar los parámetros del partido, modificar el entorno que está provocando que jueguen tan a gusto. Hay muchas soluciones y nos costará más acertar si no conocemos un poquito la personalidad de los rivales. Pero en general podemos probar cosas tales como ralentizar el tempo del juego o cambiar la táctica empleada (incluso de manera radical pero controlada en algunas ocasiones). Dentro de este apartado hay infinidad de cosas que podemos hacer, algunas  incluso tan alocadas como volcar el juego sobre el mejor jugador de la pareja rival, ralentizar o acelerar el juego de manera ostensible, intentar ganar la red a cualquier precio incluso cometiendo alguna pequeña locura o renunciar deliberadamente a la red optando por una táctica ultradefensiva.

Hay otras maneras no legales que algunos jugadores utilizan para desestabilizar al rival.  Os comentaré alguna con el ánimo no de que las utilicéis sino de que no dejéis que las utilicen o como mínimo que no os desestabilicen. Las principales son parar el juego con cualquier excusa como ir al lavabo (situado a mucha distancia de la pista claro está) o provocar un pequeño altercado al protestar una pelota que claramente en otra situación no se protestaría.

El tercer caso es el más interesante para mí. En esta ocasión cada pareja está jugando a su nivel pero es la táctica empleada la que no está dando buenos resultados. Evidentemente la solución pasará por un cambio de táctica, pero no hay que olvidar que nuestras características como jugadores definen una estrategia de juego que sólo nos permite una serie determinada de cambios. Por ejemplo en mi caso, que soy un jugador bajito y con poquita fuerza, no puedo plantearme un cambio de juego pensado en reducir la duración de los puntos a base de acelerar los golpes más allá de mis posibilidades físicas.

Pero cualesquiera que sean nuestras características seguro que podremos intentar alguna cosa. Yo a mis alumnos siempre les doy el siguiente consejo: “pierde, pero no pongas siempre la misma mejilla. Si te están dando en una mejilla como mínimo pon la otra a ver qué pasa”. Un ejemplo clásico es cuando jugamos contra un jugador que cada vez que le tiramos un globo nos remata y nos gana el punto. En ese caso hay que reducir drásticamente el número de globos lanzados. Que nos gane, pero no a base de remates. Y si jugando sin globos me sigue ganando intentaré otro cambio. Y si no doy con la tecla le felicitaré pero me iré a la ducha con la sensación de haber intentado todo lo posible.

Espero haberos ayudado un poquito, y lo seguiré haciendo porque este tipo de artículos me los solicitáis mucho.

2 Comentarios

Los comentarios están cerrados.

  1. Molt bon article! A mi em passa sempre el mateix patró a cada partit: juguem molt malament el primer set que l’acabem perdent sempre sempre (a no ser que siguem molt superiors), després guanyem molt bé el 2on set (si perdem és que els altres són clarament millors) i el tercer es torna a ajustar molt per acabar guanyant o perdent el partit amb la sensació d’haver pogut fer més al primer set… Crec que el problema és més aviat mental i no sé que puc fer per prepararme correctament els partits per sortir concentrat d’inici… alguna idea

  2. Escalfar una bona estona abans. Tant física com psicológicament. 15 minuts en principi hauria de ser suficient. Parlant amb tu mateix i dien`t-he que et trobes be i que faras un gran partit. Respirant correctament. Agafant aire pel nas i treus per la boca poc a poc. Posteriorment i durant l’escalfament amb els adversaris mira de no fallar cap bola com si estiguesis ja al partit. Ultraconcentrat. Fer la respiracio correctament. Agafar aire quan be la pilota i deixan’t anar l’aire quan impactes la bola. Tornant totes les boles i mirant de fer fallar al contrari.
    Aixo fara que comencis el set endollat. Es molt important que el company tambe ho fagi. Si tu ho fas pero ell no, tot aixo no funcionara. Nosaltres ens passava aixo al principi i ara tenim un alt porcentatge de primers sets guanyats. Destijo que et funcioni. Salut i força Padel.