El reglamento de juego

 

El deporte del pádel es, todos lo sabemos, un juego de reciente invención. No discutiremos hoy sus orígenes ni el tiempo que hace que se practica, pero sí podemos convenir que no es hasta hace unos pocos años  que se puede decir que hablamos de un deporte practicado en varios países y en alguno de ellos, como el nuestro, por millones de personas.

Es natural por lo tanto que el Reglamento de Juego, que según marcan las normas de la Federación Internacional de Pádel (FIP) tiene en el Comité de Reglas del Pádel al encargado de observar y en su caso recomendar a la Asamblea de la FIP los cambios pertinentes, todavía tenga que desarrollarse por completo. Rellenando los huecos pendientes y mejorando algunos aspectos que pienso sinceramente que no se adecuan a la realidad.

El avance fundamental en la Reglamentación se dio a principios de los 90. Hasta ese momento el juego en Argentina y España respondía a dos Reglamentos con diferencias muy notables. Esas diferencias iban desde la estructura de la pista (3 metros de valla lateral en Argentina y 4 en España), hasta la utilización del resto-volea en Argentina y el saque-volea es España (saque-volea es lo que se utiliza ahora y resto-volea es un sistema que no permite volear al sacador en la primera pelota que devuelve después del resto). Pero hoy en día, a pesar del buen trabajo realizado, se pueden mejorar aspectos fundamentales que en una lectura rápida del Reglamento se detectan. Os daré algunos ejemplos: el tamaño de la pista permite unos errores en anchura y longitud del 0,5%, lo cual significa que una pista puede medir 19,9m o 20,1m. Qué diría Nadal si le pusieran en una pista de tenis 20 cm más larga que la que jugó la semana pasada? La zona exterior habilitada para el juego fuera de la pista es claramente pequeña, sólo 2m de anchura son a todas luces insuficientes, por no decir la altura libre de 2m que no llega a cubrir ni la altura de la valla lateral de 3m. El Reglamento también permite el juego en pistas de madera, sí sí de madera, pero no de colores que no sean azul, verde o tierra.

Hay muchas otras, como el vacío legal en cuáles deben ser las pelotas que se utilicen tras la suspensión de un partido en el momento de la reanudación. O aspectos que toca el Reglamento que pienso no deberían incorporarse tales como la obligación de los jugadores a estar presentes en la entrega de premios. No es que esté en contra de dicha regla sino de que se incorpore al Reglamento de Juego.

En fin, podemos ver la parte negativa o, como yo prefiero, la positiva, que en este caso es el poder participar del nacimiento  primeros pasos de un deporte que espero sea conocido mundialmente en pocos años.

6 Comentarios

Los comentarios están cerrados.

  1. El tenis y el padel son deportes diferentes. En el tenis las medidas de la pista dependen de la categoría del torneo (en Roland Garros son más grandes que en el Conde Godó), compararlos es absurdo.

  2. Mis primeros años de padel eran siempre con resto-volea… todo más lento era

  3. Jugué 5 años en Arg. con resto-volea…cambié al venir a España…son grandes las diferencias

  4. Los jugadores que no se presentan a recoger su trofeo deberían quedar descalificados. Debe de estar en el reglamento