La que se avecina

Juan Marín Díaz y Fernando Belasteguín celebran su reciente título en Córdoba (Argentina). ¿Será el último?

Juan Marín Díaz y Fernando Belasteguín celebran su reciente título en Córdoba (Argentina). ¿Será el último?

Vaya por delante que si no existirá WPT (World Padel Tour) y su principal patrocinador, la empresa cervecera DAMM, el pádel sería otro deporte. Su aportación al pádel nacional y sus intentos, todavía infructuosos, de la expansión internacional, tiran del carro como punta de lanza de nuestro deporte.

La próxima semana se disputa el torneo más importante del año, el Estrella DAMM Master Finals. Un torneo que no debería de ser el mayor acontecimiento padelístico del año, y que espero que deje de serlo el día que el circuito tenga una estructura mejor. Una estructura basada en una distribución de torneos que cumplan dos condiciones: una verdadera internacionalización del circuito y la diversificación de los tipos de pruebas, esto es, que el circuito no esté compuesto por pruebas exactamente iguales tanto en dotación de premios como en participación.

Ese día, al cual seguro llegaremos de la mano de WPT si siguen en la línea actual, el Masters dejará de ser el torneo más importante del año en beneficio de torneos abiertos de máximo nivel. En realidad no estamos inventando nada, la estructura planteada es la que utilizan muchos otros deportes, sin ir más lejos el tenis, donde ganar un Master es muy importante, pero mucho menos que alzarse con un torneo del Grand Slam.

Pero de momento el Masters es el Masters y este año todavía será más especial. Este año en  el Master podremos disfrutar por última vez de la que ha sido sin ninguna duda la mejor pareja masculina de la historia del pádel, Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguín. Una pareja que cada vez tengo más claro que si bien a corto plazo salen perdiendo al separarse, nos harán un gran bien al propiciar una renovación, que la habrá, en los puestos de honor de los torneos.

Será sin duda emocionante ver competir por última vez juntos a dos innovadores de nuestro deporte que seguro serán recordados, si el pádel consigue arraigarse definitivamente, como lo son Rod Laver o Donald Bunge en el tenis por ejemplo. Dos jugadores que han significado la transición del pádel a velocidad de utilitario al pádel a velocidad de fórmula 1.

Estos días noto en el ambiente la gran expectación por vivir ese momento. La gente me comenta que este año acudirán a Madrid porque no se quieren perder ese histórico final. Evidentemente intentaré no fallar porque tengo claro que el próximo Master pasará a formar parte de nuestra pequeña historia.

1 Comentario

Los comentarios están cerrados.

  1. Sin duda, uno de los eventos padeleros que no hay que perderse de ninguna de las maneras. Una fiesta final a una temporada más que espectacular.