La única receta para mejorar

Para los jugadores profesionales la excusa no es un camino

Para los jugadores profesionales la excusa no es un camino

Todo jugador de pádel que compita al nivel que sea, tiene como objetivo primordial alcanzar su nivel máximo o dicho de otro modo ganar el mayor número de partidos posibles. Esta máxima es válida tanto para el jugador de club que compite en torneos sociales o ligas interclubs, como para cualquier profesional.

Para alcanzar ese nivel deseado se deben seguir unas líneas pautadas y más importante todavía, se debe tener la actitud adecuada. El camino es sencillo, está pautado y casi todo el mundo lo conoce. La actitud correcta con la que afrontar dicho trayecto es mucho más difícil de inculcar entre los jugadores.

¿Cuáles son los pasos a seguir? Básicamente entreno con un buen profesor, no cualquiera vale para alcanzar tu máximo aunque sí la mayoría te proporcionarán herramientas para mejorar tu nivel, horas de práctica y mucha competición. Si de profesionales hablamos, tendríamos que añadir una correcta preparación física, cada vez más importante en este tipo de pádel, la preparación psicológica y, cosa que se suele olvidar, un mentor que dirija la carrera del jugador.

Pero esa es la parte fácil, la difícil es tener la actitud adecuada para afrontar ese largo camino anteriormente descrito. Para alcanzar nuestro máximo nivel necesitamos paciencia, constancia, confianza, perseverancia y por encima de todo autocrítica y capacidad de análisis. Muchos son los que se quedan por el camino porque no perseveran en el entreno o lo realizan sin la suficiente diligencia. O porque no saben asumir las derrotas como parte del aprendizaje.

Pero mucho peor es el caso de aquellos jugadores que no realizan autocrítica, aquéllos que siempre encuentran una excusa en la derrota y muchas veces hasta en la victoria. Aquéllos que siempre juegan de pareja con un compañero que parece que tiene como único objetivo hacerle perder; aquéllos que siempre encuentran excusa en los elementos, como si el viento, la pista, la pala, las pelotas, las zapatillas, el juez árbitro, la federación o hasta el organizador se conjurasen en su contra con la única finalidad de hacerle perder.

Nunca vi alcanzar el máximo nivel a un jugador con esa actitud. Solo los que son capaces de utilizar los elementos a su favor, los que son capaces de realizar una seria autocrítica tras cada partido, tanto en la derrota como en la victoria, con la intención de detectar errores para corregirlos, solo esos son los elegidos para la gloria.

69 Comentarios

Los comentarios están cerrados.