Menores y futuro profesional

Cuentan que hace años el entrenador y tío de Rafa Nadal, Toni Nada, le enseñó a su sobrino la lista de los últimos campeones de España infantiles. Entre ellos aparecían muchos nombres de jugadores desconocidos para Rafa, con algunas ilustres excepciones. Toni Nadal quería enseñarle a su pupilo que la etapa de menor es simplemente una época de formación tanto personal como deportiva, y que solamente una minoría de jugadores que triunfan en categorías inferiores llegan a profesional. Apropiándome de la sabia lección de Toni Nadal, suelo preguntar a mis alumnos si saben si Roger Federer fue campeón de Suiza en alguna categoría inferior; nadie lo sabe, ni yo mismo que suelo preguntarlo a menudo.

Si hacemos el mismo ejercicio en nuestro deporte nos damos cuenta de que la situación es exactamente la misma, el éxito en categoría inferiores no asegura llegar a ser profesional. Sin duda alguna empezar con buen pie desde pequeño es una buena señal, pero la mayoría de jugadores quedarán por el camino. Es ley de vida.

Pero el hecho de que a lo más alto solo llegan unos pocos elegidos no es malo ni bueno, lo importante es que todos, niños, padres y entrenadores seamos capaces de asumirlo para trabajar sin desfallecer y sin dormirnos en los laureles ni caer en la autocomplacencia. Y más importante aún, que sepamos reconvertir un hipotético fracaso en la carrera por el éxito en una victoria, haciendo ver a niño y entorno que el deporte es mucho más que el éxito. El deporte es salud, compañerismo, esfuerzo, recompensa, escuela de la vida.

Alguien que ha entrenado duro, que ha dado lo mejor de sí mismo, que ha luchado al máximo por alcanzar una meta, no ha fracasado. Eso es el deporte, luchar por un objetivo; sin excusas, sin buscar culpables, sin sentimiento de decepción si lo hemos dado todo. Lo importante es el camino más allá de los resultados. Y es labor del entorno del jugador hacérselo saber al niño.

2 Comentarios

Los comentarios están cerrados.

  1. El problema del paso de menores a profesional es que el padel no da dinero a casi nadie, y esos chicos de 14 15 años nunca van a dejar los estudios o dejar de empezar con 18 años a trabajar en algo por dedicarse exclusivamente al padel….cosa que si pasa en tenis….Me vienen a la cabeza chavales que en menores eran muy buenos como Garcia Diestro, Carlos Puertas, Chia Laguna o Alvaro Melón y no han dado el paso para llegar a pros….Otros como Paquito o Mati Marina si estan ahi, pero con mucho esfuerzo y renunciando a otras cosas

  2. La clave, en todos los deportes, siempre es la misma… Hay un momento en la vida del chaval ( a partir de 16 años, depende del deporte y del nivel del mismo ) que entre el hijo y el padre deben tomar una decisión : decidir si dedicarse plenamente al deporte , con todos los riesgos que eso conlleva, ó dejarlo y simplemente seguir practicándolo como diversión…. La decisión es muy dura y difícil, sobre todo para los padres, puesto que esa decisión repercutirá en el futuro de tu hijo; y para los hijos, que están todavía en su madurez y les hes muy difícil separar sus ansias y su ilusión de jugar para pensar en posibles fracasos…. Si decides continuar, y luego no triunfas, que son la mayoría, la decepción por no haber llegado es muy grande y difícil de superar, puesto que lo llevas arrastrando toda la vida…..