Nuestros compañeros de viaje

 

Selección de Menores Argentina, campeona del torneo.

Selección de Menores Argentina, campeona del torneo.

Tendemos a pensar desde España que el pádel mundial se reduce al pádel español. Ciertamente es un hecho que el enorme crecimiento del número de practicantes y pistas construidas, sumado al desarrollo del circuito profesional WPT, disputado casi en su totalidad en tierras españolas, a la apuesta de muchas empresas (algunas de ellas multinacionales) dedicadas al sector de la fabricación de palas, construcción de pistas y resto de accesorios, y, porque no decirlo, a un crecimiento que ha sido dirigido y tutelado por la labor de las federaciones, han convertido a España en el principal foco del pádel mundial.

Desde este modesto rincón hemos comentado en un sinfín de ocasiones que el recorrido de un deporte practicado en un solo país no tiene futuro a largo plazo (excepción hecha de enormes países, cuyo caso no es el nuestro). De hecho, la internacionalización de nuestro deporte es la principal causa de la existencia de este blog.

Pero afortunadamente no estamos solos, y otros países, aun sin el potencial que da el tremendo desarrollo producido en España en los últimos años, también tiran del carro. Como demostración de tal hecho hoy os traigo una noticia que me llena de ilusión, la celebración en Ciudad de México, del 11 al 16 de noviembre pasado, del  VI Panamericano Juvenil de Pádel.

Algo más de 120 menores representando a 6 países, Argentina, Brasil, México, Uruguay, Paraguay y USA, compitieron durante 6 días bajo la impecable organización de la Federación Mexicana de Pádel. Los resultados finales siguen mostrando a Argentina como auténtico dominador del pádel americano y único contrapeso a la selección española a nivel mundial, pero, me cuentan, las diferencias se han reducido a tenor de lo visto en el torneo. Aun así, Argentina se hizo con el título por países y cada una de las categorías por parejas.

Organizar una selección de alrededor de 30 personas, trasladarlos en vuelos internacionales y la manutención durante 6 días es un gran coste para 6 federaciones, algunas de las cuales tan modestas. Pero ese esfuerzo, aunque desde este lado del Atlántico pase desapercibido, es parte vital del futuro del pádel. De “su” pádel, el americano, pero también, repito, del “nuestro”. Porque definitivamente “su” pádel y el “nuestro” son uno solo.

Sin olvidar a la Federación Internacional de Pádel, bajo el amparo de la cual se disputó el torneo, a su presidente, Sr. Daniel Patti, y al resto de federaciones participantes y sus respectivos dirigentes, empezando por José Luis García Frapolli de la mexicana (impecable como en otas ocasiones en la organización de este tipo de eventos), Diego Miller de la uruguaya, Denise Ohjweiler de la brasileña, Carlos Giubi de la paraguaya y Mike May de la estadounidense, quiero hacer mención especial al presidente de la APA, Asociación de Pádel Argentino (único representante del pádel argentino dentro de la FIP aunque algunos pretendan ignorarlo), Sr. Oscar “Cacho” Nicastro. Gracias por tu cariño y la información Cacho!